lunes, marzo 28, 2011

Kubbe Crudo



El término Kubbe o Kibbeh proviene del árabe Kubbah que significa bola. Es un alimento muy común en el Norte de África, el Oriente Medio y parte del Cáucaso así como en Armenia. Se considera tradicionalmente el plato nacional del Líbano.

En su forma más corriente es una especie de albóndiga elaborada con las manos que se compone de carne picada de cordero o vaca con burgol y especias. Se puede comer crudo (denominado Kibbe Nayye) o frito. Cuando la opción es frita, se fríe en aceite abundante hasta que queda una "costra" o corteza dura en su exterior.

La forma de la albóndiga, el tamaño y los ingredientes que acompañan a la pasta del burgol dependen de la tradición de las diferentes recetas locales, es por esta razón por la que hay diferentes Kubbe dependiendo de la zona donde se elaboran.

Existen variaciones incluso en los ingredientes empleados en la corteza, por ejemplo el Kubbat Halab que es una variación iraquí elaborada con arroz para que quede más crujiente al freír, y esta variante no ha sido originada en la ciudad Siria de Halab (Aleppo) tal y como reclaman algunos. El Kubbat Mosul otra variación iraquí procedente originariamente de Mosul, se emplea una costra de pasta de bulgur cuya forma es plana y algo redondeado, como un disco.

Los palestinos generalmente comen el Kubbe crudo o frito, aquí les comparto una receta de Kubbe crudo que para mi gusto es el más rico.

Ingredientes

400 gr de Posta Rosada Molida en Máquina 2 veces en Casa (asi se asegura que no haya contaminación)
100 gr de Burgol previamente remojado con agua caliente, bien colado y seco
4 hojas de hierbas buenas picadas ultra finas o pizca comino
Agua con hielo
Aceite oliva intenso
Sal y Pimienta

Preparación

Unir el burgol con la carne y amasar fuertemente agregando de a poco agua con hielo (200cc aprox.), dejarlo en el refrigerador 1 hora, luego agregar sal, pimienta y la hierba buena (2 hojas) o comino. Pasar por máquina moler carne un par de veces para unir todo muy compacto y fácil de moldear las bolitas del tamaño de una nuez grande. Cubrir las bolitas con aceite de oliva y esparcir encima hierba (2 hojas). Guardar en el refrigerador temporalmente hasta que las consuma (desde preparado no más de 2 a 4 horas).

PD: Puede comerlas limón, hummus o tahine. De cualquier manera son exquisitas.

2 comentarios:

Juan Carlos Hernández A. dijo...

LO ENCONTRE..FANTASTICO.

Angélica López dijo...

Espectacular yo no paso el Burgol por la moledora de carne lo voy a probar