domingo, enero 25, 2015

Hallullas Chilenas


Hallulla (su nombre del árabe hispánico ḥallún, (bollo de fiestas), y este del hebreo ḥallāh), es un pan blanco de harina refinada. Su forma es redonda, firme, plano y de consistencia semi esponjosa. Su color dorado y sabor  exquisito, hacen de este producto, uno de los más preferidos por los chilenos, después de la marraqueta. Y Chile es un país donde se come pan de verdad, somos segundos del ranking mundial después de Alemania.

Según el Ministerio de Agricultura de Chile : “El consumo promedio anual de pan ha sido de 86,5 kilos por persona en los últimos diez años, con una demanda muy inelástica ante cambios en el precio. Esta cifra ha expresado sólo leves variaciones dentro del período, manteniendo su participación en la dieta de los chilenos.

En resumen somos secos para el pan,  en el desayuno, en el almuerzo, en la famosa once, en la once comida (invento para comer más pan) y en la cena.

El pan engorda, la hallulla mucho más dado su contenido de grasa animal y leche, pero da lo mismo, comer pan es un placer culpable. Me acuerdo unas vacaciones con una pareja amiga en Brasil, y comentábamos que la población local era eminentemente mas flaca que la comparación con nuestros compatriotas. Y ahí mi amigo dijo una expresión que quedo para el bronce “Lo que pasa es que estos brasileños no conocen la hallulla del “Big John” recién salida, comida sola o con mantequilla”.
Espero que les guste la receta y la puedan hacer, no es compleja.

Ingredientes (18 a 30 unidades, depende del tamaño)

1 kilo harina cernida
100 gr. manteca animal o vegetal (de preferencia la de chanchito)
400 ml leche descremada (para compensar)
1/2 Taza agua tibia
25 gr. levadura seca
20 gr. sal
5 gr. azúcar

Preparación

En un bowl, ponga la levadura,  agua tibia (no más de 40º C grados), azúcar y una cucharada de harina, revuelva bien y deje reposar hasta que se formen una burbujas grandes y duplique si tamaño.


En una ollita, derrita la manteca con la leche y la sal, deje enfriar hasta los 40ºC grados.
Ponga la harina cernida en un bowl de la máquina para amasar, la levadura, y empiece amasar, agregando de a poco la leche y la manteca. El proceso dura como 10 minutos o hasta que la masa quede elástica y uniforme (ver foto).

Tape el bowl con un paño y deje reposar en un lugar cálido por 20 a 30 minutos o hasta que duplique su tamaño.

Extienda la masa en la mesa, y dele forma de paño de 1.5cm de espesor, pinche con un tenedor uniformemente.  Y con un molde circular o vaso, presione contra la masa para ir formando las hallullas. Retire la masa sobrante y vuelva a formar un paño de masa, y repita el proceso.

Prenda el horno con aire circulante a 200 grados.

Distribuya las hallullas, en una bandeja del horno previamente aceitada,  deje reposar unos 30 a 50 minutos para que dupliquen su volumen y queden más esponjosa, para luego introducirlas en el horno caliente, cocinando por 20 a 25 minutos. Retírelas de la bandeja y ponga en una panera cubiertas con un paño, están listas para comer con mantequilla o solitas.

PD; La alternativa de pintarlas con yema con un poco de agua batida, no me gusta pq quedan como empanadas, evítelo.

Paso a Paso






















1 comentario:

Dolly Deik dijo...

Súper rico!!! Súper buena receta!